¿Por qué los networking se deben dinamizar? Del nEtworking al nOtworking

Post Image

Abundan los eventos para unir personas, conocer profesionales de otros sectores o del propio ámbito, encuentros con el objetivo de buscar clientes, alianzas… pero, si has participado en unos cuantos, habrás notado la diferencia. La gran diferencia.

 

Mucha gente que ha asistido a las sesiones de networking de Art for Life me cuenta que se ha sentido bien mientras que, en otros eventos, la sensación ha sido de “oh, glups, no conozco a nadie, ¿por dónde empezar?”. Esto suele derivar en acumular tarjetas de personas desconocidas en lugar de explorar todo el potencial que puede desplegarse cuando dos profesionales establecen una relación de confianza.

 

Cuando facilito eventos para ampliar la red de contactos y sesiones de búsqueda de sinergias, tengo un objetivo claro. Lo principal es ayudar al grupo a cohesionarse rápido y de forma fluida, y generar un clima de confianza con dinámicas contrastadas, para que la gente se encuentre cómoda. De este modo, cada persona entra en contacto con perfiles significativos que le interesan, porque existe una apertura mental propiciada por el contexto, y con los que establece un vínculo profesional en un ambiente distendido. 

 

Nunca sabes en qué momento puedes necesitar un contacto. Quizás ahora no es la situación idónea, pero el año que viene, cuando te llegue un proyecto más grande o alejado de lo habitual, necesitarás no solo contactar con esa persona, sino llevarlo a cabo con la seguridad de que el momento de conoceros fue un recuerdo positivo. Así se hacen buenas conexiones, con los ingredientes que favorecen conocer la manera de pensar y el potencial de la otra persona. 

 

Es lo que yo llamo el “not-working”, cuando trabajas de forma eficiente pero disfrutas tanto que parece que estás de ocio. 

 

Solo generando espacios de confianza se posibilita el ambiente óptimo para avanzar en proyectos comunes. Hacemos negocios con gente que hemos detectado como interesante y en quien vemos posibilidad de confiar.

Siguiente post
Entrenar la mirada y observarse